ATÚN ROJO A LA PLANCHA CON SALSA DE CEBOLLA MORADA Y ALCAPARRAS, CHIPS ONDULADAS DE PATATA VIOLETA y TIERRA DE ALMENDRAS

concurso-barbadillo

concurso-barbadillo3

concurso-barbadillo6

Para celebrar el 40 Aniversario del vino Castillo de San Diego emblema de Bodegas Barbadillo, hemos participado en el concurso gastronómico para bloggers que han organizado este verano y en el que buscan la mejor receta que maride con este vino blanco.

Su hastag oficial es #40AñosDandoenelBlanco y a finales de Septiembre conoceremos la receta ganadora.

Una vez que leímos las bases del concurso nos pareció ideal porque los celíacos si bebemos vino, así que adelante, ¿por qué no participar?

Tras inscribirnos en el concurso y cuando tuvimos en casa su kit premium, probamos el vino y leímos mucho en Internet sobre él.

Unos días después lo tuvimos claro, queríamos elaborar una receta de pescado, dando importancia al producto, utilizando las mejores materias primas, sencilla, con mucho sabor, integrando el vino Castillo de San Diego en la receta directamente como parte de sus ingredientes, elegante visualmente hablando, armoniosa y por supuesto sin gluten, apta para celíacos.

concurso-barbadillo5

Leer más »

LUBINA A LA SAL (horno)

lubina-a-la-sal-ingredientes

lubina-a-la-sal-previo

lubina-a-la-sal

El pescado cocinado a la sal es una opción perfecta para tomar pescado de una manera sana, dando importancia al producto y destacando únicamente su sabor natural.

La lubina a la sal es un clásico que puedes preparar en casa si tienes invitados y para los celíacos es ideal ya que al utilizar tan pocos ingredientes no tendrás problemas de contaminación. Es una receta sencilla, muy cómoda y que suele gustar a todo el mundo.

Puedes hacer la misma receta con dorada, también te quedará muy rica.

Nosotros la preparamos ayer para comer, siguiendo la receta al pie de la letra que encontramos en un libro antiguo de cocina de mi madre que nos gusta mucho y que ya es todo un mito.

Aquí os dejamos todos los pasos.

Leer más »

PULPO A FEIRA CON CACHELOS

pulpo-a-feira-con-cachelos

El pasado fin de semana fuimos a Galicia a visitar a la familia y el sábado preparamos para comer el clásico pulpo a feira con cachelos mundialmente conocido y que nos encanta.

El pulpo a feria o pulpo a la gallega es un plato tradicional de Galicia y básico en su gastronomía, aunque su consumo se ha generalizado por toda España y fuera de ésta.

Se trata de un plato elaborado con pulpo cocido entero (generalmente en ollas de cobre) que está presente en las fiestas, ferias y romerías de Galicia, de ahí su nombre “a feira”. La cocción se realiza tradicionalmente por las pulpeiras y suele servirse en la actualidad frecuentemente como tapa.

El plato consiste en pulpo limpio de sus vísceras y que es cocido entero durante algún tiempo (preferiblemente en una olla de cobre) con el objeto de ablandar su carne. Por regla general el “cocido” del pulpo se hace tres veces, es decir se introduce en agua hirviendo durante escasos segundos y se saca, así tres veces. A esta técnica se la denomina “asustar” y ayuda a que conserve su piel una vez que esté cocido. Luego se deja cocinar en el agua hirviendo durante una cantidad de tiempo determinada según el origen del pulpo y su peso.

El pulpo bien cocido conserva todavía su piel, por esta razón se le deja reposar al aire un cuarto de hora antes de ser servido. En la actualidad se suele congelar para que esté más blando.

El pulpo fresco claro que se puede cocer, pero lo tenemos que tener mucho más tiempo para que quede en su punto; antiguamente los marineros para ablandarlo lo golpeaban con fuerza contra las rocas, así que según manda la tradición si el pulpo es fresco hay que darle 33 golpes sobre una superficie dura, por ejemplo un suelo de cemento antes de cocinarlo.

Esto en la actualidad ya no es necesario, ya que se consigue lo mismo con sólo congelarlo, con la congelación del pulpo se rompen las fibras, lo que contribuye a que el pulpo esté más tierno una vez cocido.

El único y fundamental truco de un buen pulpo es conseguir el punto de cocción justo, es decir, que no esté ni muy blando ni muy duro, parece difícil, pero es cuestión de práctica y de estar pendiente de él en todo momento.

Aquí os enseñamos la receta tradicional tal cual la preparamos nosotros.

Leer más »