GRELOS CON PATATAS

grelos-desde-arriba

grelos

grelos-cerca

El grelo es una verdura muy utilizada en Galicia, tiene un cierto sabor amargo y es rica en vitaminas A, C, K, así como en hierro, potasio y calcio.

Es fundamental en recetas como lacón con grelos o en el famoso caldo gallego; nosotros hemos utilizado una lata de grelos al natural que nos llegó en la “Qué box” del mes de Enero para prepararlos salteados con ajo y pimentón y patata cocida.

Aquí tenéis la receta de estos sencillos grelos con patatas.

Leer más »

BORRAJA CON PATATAS AL VAPOR CON SALSA DE AJO, JAMÓN Y PIMENTÓN (Mycook)

borraja-al-vapor

borraja-al-vapor-cerca

No es la primera vez que os enseñamos una receta con borraja, hace tiempo ya publicamos la clásica receta de borraja con patatas.

Hoy de nuevo cocinamos esta verdura, pero esta vez preparamos la borraja con patatas al vapor y la acompañamos después de una salsa muy rica de ajo, jamón y pimentón.

La idea la vimos en el programa de cocina de Arguiñano y como teníamos borraja fresca en la nevera desde la semana pasada, ayer sábado nos pusimos con ella.

Limpiar a mano y de forma tradicional la borraja es un poco pereza, pero el resultado final, merece la pena. Tendréis una receta suave, sabrosa y exquisita.

Leer más »

PULPO A FEIRA CON CACHELOS

pulpo-a-feira-con-cachelos

El pasado fin de semana fuimos a Galicia a visitar a la familia y el sábado preparamos para comer el clásico pulpo a feira con cachelos mundialmente conocido y que nos encanta.

El pulpo a feria o pulpo a la gallega es un plato tradicional de Galicia y básico en su gastronomía, aunque su consumo se ha generalizado por toda España y fuera de ésta.

Se trata de un plato elaborado con pulpo cocido entero (generalmente en ollas de cobre) que está presente en las fiestas, ferias y romerías de Galicia, de ahí su nombre “a feira”. La cocción se realiza tradicionalmente por las pulpeiras y suele servirse en la actualidad frecuentemente como tapa.

El plato consiste en pulpo limpio de sus vísceras y que es cocido entero durante algún tiempo (preferiblemente en una olla de cobre) con el objeto de ablandar su carne. Por regla general el “cocido” del pulpo se hace tres veces, es decir se introduce en agua hirviendo durante escasos segundos y se saca, así tres veces. A esta técnica se la denomina “asustar” y ayuda a que conserve su piel una vez que esté cocido. Luego se deja cocinar en el agua hirviendo durante una cantidad de tiempo determinada según el origen del pulpo y su peso.

El pulpo bien cocido conserva todavía su piel, por esta razón se le deja reposar al aire un cuarto de hora antes de ser servido. En la actualidad se suele congelar para que esté más blando.

El pulpo fresco claro que se puede cocer, pero lo tenemos que tener mucho más tiempo para que quede en su punto; antiguamente los marineros para ablandarlo lo golpeaban con fuerza contra las rocas, así que según manda la tradición si el pulpo es fresco hay que darle 33 golpes sobre una superficie dura, por ejemplo un suelo de cemento antes de cocinarlo.

Esto en la actualidad ya no es necesario, ya que se consigue lo mismo con sólo congelarlo, con la congelación del pulpo se rompen las fibras, lo que contribuye a que el pulpo esté más tierno una vez cocido.

El único y fundamental truco de un buen pulpo es conseguir el punto de cocción justo, es decir, que no esté ni muy blando ni muy duro, parece difícil, pero es cuestión de práctica y de estar pendiente de él en todo momento.

Aquí os enseñamos la receta tradicional tal cual la preparamos nosotros.

Leer más »