RESTAURANTE CASA VELLA EN VIGO, PONTEVEDRA

El pasado verano otro de los sitios que no podíamos dejar de visitar en nuestras vacaciones por Galicia, fue Vigo. Paseamos por todo su casco viejo, por el Mercado da Pedra y por su impresionante puerto pesquero.

Cuando el hambre y el cansancio apretó después de subir y bajar muchas de sus cuestas, fuimos a comer a CASA VELLA, un local con solera y de los más populares de la Rúa das Ostras y en el que sabíamos que había opciones seguras sin gluten.

Leer más »

RESTAURANTE AS GALERAS EN BETANZOS, A CORUÑA

betanzos

betanzos2

betanzos3

betanzos4

betanzos5

betanzos6

El pasado verano otro de los sitios que visitamos en nuestras vacaciones por Galicia, fue Betanzos. Paseamos por su plaza mayor y por sus famosas callejuelas y pasajes estrechos y por supuesto no pudo faltar probar la famosísima tortilla de patatas estilo Betanzos, menos cuajada de lo normal. Para ello elegimos un local retirado del casco, AS GALERAS, ya que sabíamos que no tendríamos problemas con el gluten.

Así pues, tras pasar toda la mañana conociendo Betanzos y reservar mesa por teléfono, fuimos a AS GALERAS a comer.

Nos sentamos en su amplia terraza posterior junto al río Mendo y he de decir que se estaba de lujo, corría una brisa suave que hizo que alargáramos mucho más tiempo de lo habitual nuestra sobremesa.

Leer más »

RESTAURANTE A CURTIDORÍA EN SANTIAGO DE COMPOSTELA, ARROCES DE 10

Ayer publiqué un post en el que os contaba parte de nuestros días de vacaciones en A Coruña y os hablaba de RAXARIA AS NEVES, pues  bien hoy toca hablaros de SANTIAGO DE COMPOSTELA y de su RESTAURANTE A CURTIDORÍA, el sitio que elegimos para comer allí.

A Santiago fuimos a pasar el día, paseamos por sus preciosas calles, fuimos a su mercado de Abastos, nos tumbamos a descansar en la maravillosa plaza del Obradoiro mientras Claudia gritaba y bailaba con la llegada de cada grupo nuevo de peregrinos, entramos en la Catedral y no quiero dejar de citar a esa familia encantadora de celiaquitos del Norte que nos reconocieron en la oficina de información y turismo y con la que charlamos e intercambiamos impresiones. Ellos sabrán quienes son, cuando lean esto 😉

 

A CURTIDORÍA, según cuentan en su página web, es un restaurante de corte mediterráneo, donde el arroz es el único protagonista y cuya particularidad es el empleo de producto gallego en todo su recetario. Se encuentra en la zona vieja de Santiago de Compostela, a tan sólo 100 metros de la Catedral y la decoración, el ambiente y los detalles desde que llegas hasta que te marchas son muy cuidados y elegantes.

Leer más »

PULPO A FEIRA CON CACHELOS

pulpo-a-feira-con-cachelos

El pasado fin de semana fuimos a Galicia a visitar a la familia y el sábado preparamos para comer el clásico pulpo a feira con cachelos mundialmente conocido y que nos encanta.

El pulpo a feria o pulpo a la gallega es un plato tradicional de Galicia y básico en su gastronomía, aunque su consumo se ha generalizado por toda España y fuera de ésta.

Se trata de un plato elaborado con pulpo cocido entero (generalmente en ollas de cobre) que está presente en las fiestas, ferias y romerías de Galicia, de ahí su nombre “a feira”. La cocción se realiza tradicionalmente por las pulpeiras y suele servirse en la actualidad frecuentemente como tapa.

El plato consiste en pulpo limpio de sus vísceras y que es cocido entero durante algún tiempo (preferiblemente en una olla de cobre) con el objeto de ablandar su carne. Por regla general el “cocido” del pulpo se hace tres veces, es decir se introduce en agua hirviendo durante escasos segundos y se saca, así tres veces. A esta técnica se la denomina “asustar” y ayuda a que conserve su piel una vez que esté cocido. Luego se deja cocinar en el agua hirviendo durante una cantidad de tiempo determinada según el origen del pulpo y su peso.

El pulpo bien cocido conserva todavía su piel, por esta razón se le deja reposar al aire un cuarto de hora antes de ser servido. En la actualidad se suele congelar para que esté más blando.

El pulpo fresco claro que se puede cocer, pero lo tenemos que tener mucho más tiempo para que quede en su punto; antiguamente los marineros para ablandarlo lo golpeaban con fuerza contra las rocas, así que según manda la tradición si el pulpo es fresco hay que darle 33 golpes sobre una superficie dura, por ejemplo un suelo de cemento antes de cocinarlo.

Esto en la actualidad ya no es necesario, ya que se consigue lo mismo con sólo congelarlo, con la congelación del pulpo se rompen las fibras, lo que contribuye a que el pulpo esté más tierno una vez cocido.

El único y fundamental truco de un buen pulpo es conseguir el punto de cocción justo, es decir, que no esté ni muy blando ni muy duro, parece difícil, pero es cuestión de práctica y de estar pendiente de él en todo momento.

Aquí os enseñamos la receta tradicional tal cual la preparamos nosotros.

Leer más »